Nuevo México 2005

Mayo 6

albuq05

“Ya nos tenemos que ir, aquí cierran las autopistas,” dijo una de mis amigas minutos antes de las ocho de la noche. Así fue como emprendimos nuestro camino hacia Casino Route 66 en Albuquerque, ciudad que vio nacer y crecer a nuestro tan estimado LORENZO ANTONIO.

A medida que corría el reloj, yo daba rienda suelta esa emoción de una admiradora por ver a su artista favorito nuevamente. El Casino tiene un anuncio luminoso el cual tenía la imagen de Lorenzo y las chicas Sparx y decía “SOLD OUT!” Obviamente el estacionamiento estaba lleno. ¡Fue difícil encontrar lugar para nuestro auto… el reloj seguía corriendo… por fin hubo un lugar!

Entrando al gran auditorio del casino, escuché los acordes de su nueva canción “La Quiero Más Que Ayer” la cual me perdí por buscar los asientos en la oscuridad y entre la gente que aún entraba. ¡Un par de minutos más tarde lo que no vi tuvo su inesperada recompensa! Como era baile/show se podía estar parado justo bajo del escenario así que no usamos los asientos. Finalmente, después de cinco años de espera estaba viendo para arriba y a un paso de distancia a LORE!!! (¡No lo podía creer!)

No me acuerdo cuál tema interpretaba en ese momento (creo que era “A Que Sí Te Acuerdas”) lo único que jamás se me olvidará es que en cuanto él me vio me reconoció. Sin perder tiempo me apuntó sonriendo me saludó expresando alegría y amistad. ¡Esa fue mi bienvenida!

Vistiendo un pantalón de mezclilla deslavada y camisa blanca con un discreto adorno plateado enfrente tocó la guitarra y cantó: “Mis Padres, Hasta La Tumba, Me Persigue Tu Sombra, Lonely Letters, y Sangre de Indio,” entre otras. Nos puso a bailar y bailaba él con entusiasmo, pero al mismo tiempo, él dirigía a los músicos lo cual se nota que le fascina hacer. Interpretó temas como: “Caray, Eva María, El Pescado Nadador, y El Asesino” por mencionar algunas más. Se veía MUY feliz disfrutando los gritos de las fans y la aclamación del público a quien él se agachaba a saludar de mano. Unas fans le daban flores como símbolo de cariño y admiración.

Su papá, el Sr. Tiny Morrie, estaba en el escenario tocando la guitarra lucía muy contento bailando y viendo a su hijo. ¡El orgullo por Lorenzo le salía por los ojos! Fue muy bonito para mí ver éste amor familiar.

Entre canción y canción él hablaba con el público en los dos idiomas. Nos preguntaba que si nos estábamos divirtiendo y se reía al oír el “Sííííííííí” de sus fans. Después nos comentó que era la primera vez que se presentaban en ese casino, que siempre había querido presentarse ahí porque ahí daba conciertos su papá y sus tíos.

Luego de varias canciones (que se me hicieron pocas) se despidió y subieron Sparx! Ellas cantaron varias canciones de su nuevo CD “Los Caminos del Amor,” del CD “Para Las Madrecitas,” de las “viejitas” e incluso agregaron algunos temas ya conocidos a sus voces como Boogy Woogie – “Something He Can Feel” de En Vogue, y “Red Neck Woman” de Gretchen Wilson.

Interpretaron muy bien como siempre. Ellas también platicaron con la audiencia, y hasta “regañaron” dulcemente a los músicos por no dejarlas hablar. Dieron las gracias al público por el apoyo, y daban la mano a los que estaban junto al escenario. Su show estuvo muy bonito, hubo mariachi y ballet folclóricos. Luego, mientras ellas descansaban y cambiaban de vestuario volvió a subir Lore. En esta ocasión vistiendo pantalón blanco y camisa de seda brillante con fondo blanco con figuras color café. ¡Guapísimo como siempre!

Él cantó tres temas más y uno con Verónica a quien llamó muy peculiarmente pero muy gracioso (me fascinó). Así se despidió haciendo una invitación a la sesión de autógrafos. ¡Y una vez más subieron las bellas Sparx! Al cantar “La Vida Es un Carnaval” presentaron un show de carnaval con los clásicos malabaristas, bailarines, y un hombre en zancos. Con éste espectáculo llegó el fin del concierto.

De ahí se formaron unas largas filas para la firma de autógrafos de él y las chicas. ¡Después de esperar, ser empujada y empujar llegué con Lore! Nos saludó muy amablemente (de abrazo y beso), y nos dio las GRACIAS por haber viajado desde California. Mientras estábamos en fila, yo les dije a mis amigas que le jalaran las orejas por mí, una de ellas se lo dijo. Lore se rió al oírlo y volteó a verme. Ahí yo le pregunté: “Por qué no me has escrito?” yo también riéndome. Me dijo: “Ahorita te contesto” mientras escribía en nuestros pósters y CDs. Moviéndose de su lugar, se acercó y agachándose me dijo que ha estado muy ocupado con los discos, que pronto va a estar su página oficial. Luego le pedimos permiso de tomarnos la clásica foto con él. permitían tomar fotos él dijo: “¡Claro!

Pero como la santa cámara era mía y mi amiga no le hallaba (estaba nerviosa), mi amiga me decía: “¡Dianaaaaaaaaaa!” Lore viendo nuestros nervios se ofreció con curiosidad a ver si hacía funcionar la cámara por fin. ¡hizo flash! Nos tomamos la foto, nos despedimos “¿Ya se van? Te voy a mandar un email.” (Un par de días más tarde recibí un email de Lore.)

Al día siguiente fuimos a comprar recuerdos al “pueblo viejo” y fue interesante darse cuenta de la leyenda Sánchez. Es nuestra costumbre promover a Lorenzo Antonio, y Sparx por eso en los puestos salía el por qué estábamos ahí, presumimos que estuvimos en el concierto. Dos vendedores nos contaron de los tiempo de Tiny Morrie, Al Hurricane y sus historias.

Para mí fue un sueño vivir esto, por mi condición física nunca creí poder ir a Albuquerque a ver a Lorenzo Antonio pero lo logré. Creo que en un momento dado a muchas admiradoras les gustaría hacer esto. Hay muchas que aún no lo hacen por eso yo con mucho gusto comparto mi anécdota esperando poder transmitir un poquito de lo que sentí estando ahí.

¡GRACIAS a Luz por acompáñame, Evangely por enseñarme la ciudad, y Joclin por guiarnos en las calles – sin ustedes no hubiera podido hacerlo! Y mil GRACIAS a ti, Lorenzo Antonio, por seguir siendo TAN lindo con tus fans en general y por hacerme sentir que tengo tu amistad.